Marketing de contenidos para restaurantes

Aunque el tradicional boca a boca todavía funciona muy bien para publicitar un restaurante y atraer nueva clientela, lo cierto es que en la era de Internet hace falta algo más para diferenciarnos de la competencia y hacer que el nombre de nuestro restaurante se convierta en marca de referencia dentro del mundo gastronómico.

Necesitamos conectar con nuestros clientes potenciales y convertirlos en comensales que no solo vengan a nuestro local, sino que también compartan la experiencia vivida en él. Lo que nuestro restaurante necesita es una estrategia de marketing de contenidos.

Crea conexiones y convierte visitas en clientes

Como para cualquier otra empresa o negocio, el marketing de contenidos para restaurantes engloba diferentes aspectos encaminados a elaborar una estrategia que sirva para dar conocer la marca, aumentar el tráfico al sitio web e incrementar la tasa de conversión en clientes (es decir, que los visitantes del sitio web acaben convirtiéndose en clientes del restaurante).

comprar contenido para restaurantes

Hoy en día no contar con alguna clase de presencia en Internet significa ser prácticamente desconocidos. Pensemos por ejemplo en ese grupo de amigos que ha quedado una tarde a tomar algo y que al final, la cosa se alarga y deciden ir a cenar (¿a quién no le ha pasado aquello de salir a las seis de la tarde y regresar a las dos de la madrugada?); alguno de ellos echará mano del móvil y buscará restaurantes cercanos, mirará la información, las reviews o críticas de otros clientes, incluso mirará el menú o el tipo de comida que se ofrece en la carta. Todo ello a través de Google (u otro buscador). Si un restaurante no está entre los primeros resultados de esa búsqueda, es muy probable que no capte a estos clientes potenciales.

Sí, la cercanía influye en la elección, pero también lo hacen las opiniones y el aparecer en el buscador. ¿Y cómo conseguimos aparecer en esas búsquedas, más allá de las opiniones de los clientes? A través del marketing de contenidos, generando contenidos de valor, calidad, originales y diferenciadores, que atraigan primero a potenciales clientes al sitio web de nuestro restaurante y que después nos ayuden a convertirlos en la reserva de una mesa. Las opiniones y comentarios positivos vendrán después (pero eso ya depende de la carta, el servicio y la atención al cliente que dispensemos).

A través del marketing de contenidos, o content marketing, se busca crear una conexión tanto con los clientes que ya tenemos como con los potenciales. Además, de esta forma no solo se logra posicionar la marca en la mente de los clientes, sino que la humaniza y la pone en relación con valores y experiencias de los propios clientes.

Elabora un plan, marca objetivos y elige un medio para alcanzarlos

Una estrategia de marketing de contenidos para un restaurante puede ser todo lo ambiciosa y compleja que queramos. Pero lo importante para elegir qué acciones y canales nos conviene más utilizar es determinar el objetivo que queremos alcanzar con dichas acciones y elaborar un plan para conseguirlo. Sin olvidarnos del público objetivo al que queremos alcanzar; no emplearemos los mismos contenidos, tono e imagen para captar clientes de un restaurante de comida vegana que para un asador. Por ello es importante tener una radiografía de nuestro cliente ideal (buyer persona), para saber a quién vamos a dirigir el mensaje, cómo dirigírselo y con qué tono, lenguaje debemos dirigirlo.

Así, podemos apostar por un crear un canal en YouTube donde realizar tutoriales de cocina, hacer pequeños reportajes de eventos, presentaciones de nuevas cartas o llevar un videodiario del restaurante.

Podemos tener una cuenta en Instagram para subir las fotos de nuestras especialidades, de esos menús creados para eventos especiales o hacer publicaciones temáticas según la época o momento del año.

marketing para restaurantes

Podemos aprovechar la inmediatez y alcance de las redes sociales para promocionar el restaurante, pero también para tener un contacto más directo con nuestros clientes.

Existen muchas fórmulas y medios para llevar a cabo una estrategia de marketing de contenidos que nos ayude posicionarnos en los motores de búsqueda, pero hay una opción que todavía no hemos mencionado y que es aquella para la que necesitarás un buen redactor de contenidos, la página web y el blog.

Una web por si sola no vale de nada

Quizás sean el primer paso, junto a la presencia en redes sociales, que todo negocio puede plantearse como acción de marketing de contenidos, puesto que tener una página web y/o un blog hoy en día es relativamente fácil. Sin embargo, de nada nos sirve tener una web para promocionar el restaurante, si los únicos apartados que tiene son información general, la carta, algunas fotos y los datos de contacto para efectuar reservas o consultas.

Actualmente, para que una web posicione bien en los buscadores, es necesario que ofrezca contenidos de calidad, originales y que aporten un valor añadido (siempre que sea posible). Una forma de incluirlos es acompañar la web con un blog en el que poder publicar con una periodicidad constante contenidos relacionados tanto con el restaurante como con el mundo gastronómico. De esta forma, atraeremos tráfico al blog y a la web.

Por ejemplo, el blog puede tener una sección con las últimas noticias del sector, otra dedicada a recetas fáciles de hacer en casa, una sección de consejos gastronómicos (cuándo comprar productos de temporada, qué vinos deben acompañar qué platos, etc.), incluso ofrecer contenidos patrocinados por tus principales proveedores. La cuestión es mantener actualizado el blog para que los buscadores, especialmente Google, no se olvide de que existimos y consigamos atraer un tráfico de visitas constante.

Además, el blog y la web te permiten integrar contenidos audiovisuales, que favorecen el posicionamiento en buscadores al ofrecer contenido enriquecido. Y junto a la presencia en redes sociales, no solo obtienes retroalimentación y referencias cruzadas entre el blog y la web y tus perfiles en redes, sino que puedes emplear estas para realizar algún concurso o sorteo entre tus visitantes.

marketing de contenidos para restaurantes

Buenos contenidos necesitan de buenos redactores

Ahora puede que estés pensando que llevar adelante el blog de tu restaurante es algo de lo que tú puedes encargarte y quizás sea cierto para aspectos como subir y explicar recetas, pero para el resto de contenidos vas a necesitar no solo el tiempo que lleva escribir un buen texto, sino también conseguir que posicione en Internet a través del uso de palabras clave, para lo que se necesita hacer un estudio previo de temas relevantes en el momento (¿qué le interesa a la gente dentro del mundo de la gastronomía?, ¿qué términos son los más buscados?). Porque la idea no es solo llenar de contenidos el blog, sino que estos tengan valor y atraigan a clientes potenciales al blog y la web del restaurante.

Además, esos contenidos deben ser originales, atractivos, estar escritos con una orientación SEO (motores de búsqueda), pero a la vez redactados de forma natural, con un lenguaje sencillo y accesible y que cumpla con el tono y la imagen que se quiere transmitir del restaurante.

Para lograr ese objetivo, se necesita un redactor de contenidos que cumpla con esos requisitos a la hora de escribir los textos que se publicarán en el blog, junto a fotografías de los platos, las mejores recetas o los tutoriales de cocina en vídeo.

Y aunque es cierto que los textos ya no son el eje central del marketing de contenidos, siguen siendo esenciales para lograr un buen posicionamiento SEO. En Quooot’ encontrarás redactores especializados en la creación de texto optimizados para el posicionamiento en buscadores, manteniendo a la vez un lenguaje y semántica natural, para ofrecer textos atractivos a tus visitantes.

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha dedicado su vida profesional a la escritura creativa y a la redacción de contenido digital en diferentes plataformas y ámbitos; desde jurídicos y empresariales, nuevas tecnologías, ciberseguridad y protección de datos, hasta contenidos culturales, con críticas literarias, cinematográficas y de videojuegos, entre otros.

Leave a Comment.